LANZAMIENTO - MUSICA DE SINFINES

LANZAMIENTO - MUSICA DE SINFINES

Residencia

Salir de aquí y así
como entre claras brumas
desdoblando escaleras o asesinos tropiezos,
y uno por otro
contar alegremente
cada paso extraviado, sin retorno posible...

Entrar así y aquí
solo uno mismo y propio
sin lo demás al fondo de la noche extraviada,
construido con yemas sensitivas
o grilletes o verdes banderolas
y con viejos colores azules padecidos...

-o-

El aire éste ya es otro muy extraño
sin su fiel primitiva transparencia;
los aromas del polvo familiar
fatigante y supremo
no abrigan el encanto del presente crepúsculo
estremecido al cabo
ni sabe a limpio el rojo sangre,
que el tiempo no es ahora leal manzana
como entonces.

¿Quizás ésta haya sido una pintura
o es que aquéllos aún siguen siendo libros?
¿Y esta música ya no sabe a flores?
¿Cada voz es un eco
indiferente
sin su cromo crucial y su vieja memoria?

Un algo muy total como el espacio
cosmogónico
está faltando aquí de auténtica presencia,
o introduce una imagen subrepticia
sin su propia materia. Y al fin luna
en menguante perenne
orbitará feliz allá en su misterioso titileo,
mientras acá su lumbre diluida
enrarece el dolor
de los cristales y de la honda mirada.

-o-

Otra vez este caballero hidalgo
volverá a ser el de antes
Don Quijano de siempre andante bueno?
Y el mural compartido con sus constelaciones
dejará oír su música de esferas
siderales
como al principio y en este final?

Aunque acá estemos unos
reintegrándonos ahora al sin saberse dónde
ya no tenemos todo
ni todos a la hora florecemos
como entonces, de la misma amapola irreparable.

Pero no estamos todos: sólo solos.
Hacia qué aura mirífica partimos
y hasta cuándo?

IX, 1987

Publicado en el libro MUSICA DE SINFINES 1988 de Eutiquio Leal
(Página 129)